Sobre las plataformas electorales en el DF en materia ambiental

Por la manera en que los candidatos informan sus propuestas ambientales, saltan a la vista dos estilos de hacer públicos sus propósitos. Por un lado, el de Miguel Ángel Mancera, que expresa únicamente grandes líneas [promover sustentabilidad con políticas a largo plazo, aprovechar responsablemente el agua, generar energía a partir de los rellenos sanitarios, etc.] y sugiere que se trata de propósitos susceptibles de traducirse en temas concretos, pero que no sabemos bien a bien cuáles son. Podemos suponer la continuidad con respecto al actual gobierno, y en ese caso, debe reconocerse que la agenda de la administración perredista que termina tiene muchos pendientes, pero hizo muchas cosas.Ya sea por la Consulta Verde, el Plan Verde o el Plan de Acción Climática no puede negarse que es gracias a esta administración que lo ambiental fue más visible en la ciudad. Hubo acciones concretas en el sistema de desagüe, en el tratamiento de aguas, hubo esfuerzos para rehabilitar pozos, para mantener el suelo de conservación y un avance en la separación de residuos. Los otros candidatos se refieren a temas de forma más puntual. Se puede ver que Beatriz Paredes tiene una agenda más amplia que corresponde mejor a los problemas ambientales de la ciudad, problemas de gran dimensión y que se complejizan con el tiempo. Su propuesta abarca algunos de los grandes temas. El agua, con su doble dimensión: como servicio universal, es decir, con condiciones sanitarias similares para todas las demarcaciones; y también como tema meramente ambiental, es decir, relativo a racionalizar la explotación de los mantos freáticos, a rehabilitar pozos y acueductos y, en general, a eficientar el uso del agua. Por su parte, Isabel Miranda de Wallace tiene la idea de aprovechar los residuos en los rellenos sanitarios para producir energía. Esto no es nuevo pero no por ello deja de ser valioso. Hasta donde sé, el proceso de licitación para que el sector privado participe en el Bordo Poniente ya está abierto. En este sentido, la panista propone retomar una buena iniciativa: evitar la emisión de metano que generan los rellenos sanitarios; con ello, utilizar menos hidrocarburos como fuente de energía. Lo que se extraña en todas las plataformas es que expliciten en qué medida la cuestión ambiental va a convertirse en un criterio orientador de otras políticas: de desarrollo urbano, de transporte y vialidad, de desarrollo económico. Eso es la transversalidad: la consideración del medioambiente en el momento de ejecutar políticas de otro sector.

Sigue leyendo “Sobre las plataformas electorales en el DF en materia ambiental”

Consulta pública

El otorgamiento de autorización a grandes proyectos urbanísticos, trátese de una vialidad, un conjunto habitacional, un centro comercial o una estación de transferencia para residuos, es un proceso de decisión que puede suscitar cuestionamiento público, desacuerdo e incluso conflicto. Aunque numerosas, algunas causas sobresalen. Los poderes públicos, incluyendo los legisladores, han preferido poner este tipo de procesos al abrigo de la participación pública. Sigue leyendo “Consulta pública”

Reciclar planes ambientales

El que no se haya tenido alternancia política en el Distrito Federal nos ahorra la insufrible retórica del “cambio”, pero no nos protege de los riesgos inherentes al relevo gubernamental. Si bien una mala situación siempre puede empeorar y una buena mejorar, un inicio razonable podría mantener las medidas que funcionaron. Si en el combate a la pobreza tan importante es paliar sus efectos y combatir sus causas como impedir que el número de pobres aumente, en las políticas ecológicas es importante mantener las situaciones en las que el impacto ambiental se mantiene en límites razonables.El reto es, en este sentido, contener el avance de la frontera urbana, así como Sigue leyendo “Reciclar planes ambientales”

Pepena y gestión de residuos

El cierre del Bordo Poniente en diciembre de 2011 terminó una controversia entre el GDF y el Gobierno Federal sobre el estrés ambiental provocado por la disposición cotidiana de 12 mil toneladas de basura. El litigio también generó, durante semanas, inusuales montones de basura en la calles, así como otros desajustes no resueltos. No obstante, un importante actor social del sistema de gestión configurado en torno al Bordo sigue sin encontrar su lugar en el “nuevo” modelo de gestión de residuos: los pepenadores.Al parecer, ni el régimen jurídico de los residuos ni la mirada de los ciudadanos le reserva un lugar a este eslabón del sistema de gestión.

Sigue leyendo “Pepena y gestión de residuos”

Ocupaciones irregulares

Los asentamientos irregulares no son un fenómeno nuevo ni aislado en las ciudades latinoamericanas. En ciudades como São Paulo o el DF, alrededor del 50% de la urbanización ha sido espontánea o informal. En México, las leyes no definen de forma expresa a los asentamientos irregulares pero las numerosas apariciones de esa noción en documentos oficiales dejan claro que la irregularidad está dada por la ausencia de propiedad legal; es decir que regularizar hace referencia a legalizar la tenencia del suelo. Sigue leyendo “Ocupaciones irregulares”

Problemas para definir el daño ambiental y su reparación

[Publicado en Normatecambiental.org el 22 de agosto, 2013]

Como lo adelantamos en la colaboración del 15 de mayo pasado, estaremos comentando algunos aspectos de la ley federal de responsabilidad ambiental. Esta vez nos ocuparemos de algunos de los problemas de la definición del daño y la reparación. El denominado “daño al ambiente” está definido en la ley como la “pérdida, cambio, deterioro, menoscabo, afectación o modificación adversos y mensurables de los hábitat, de los ecosistemas, de los elementos y recursos naturales, de sus condiciones químicas, físicas o biológicas, de las relaciones de interacción que se dan entre éstos, así como de los servicios ambientales que proporcionan”. Sigue leyendo “Problemas para definir el daño ambiental y su reparación”

El Convención de Estocolmo inscribe en la lista de COP el hexabromociclododecano

A la ocasión de la sexta Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo sobre los Compuestos Orgánicos Persistentes (COP’s), celebrada del 28 de abril al 10 de mayo en Ginebra, el hexabromociclodecano (HBCD) fue inscrito en el anexo A del Convenio. El HBCD es una sustancia que se utiliza como aditivo pirorretardante, es decir que retrasa la flama, por sí sola o en combinación con otros pirorretardantes. Como tal, es uno de las sustancias más utilizadas en el mundo, se emplea principalmente en el poliestireno expandido y extruido para planchas aislantes en edificios y vehículos. Otras aplicaciones son como revestimientos textiles y en poliestireno de alto impacto para equipos eléctricos. Es la 23ª sustancia inscrita en el convenio. Sigue leyendo “El Convención de Estocolmo inscribe en la lista de COP el hexabromociclododecano”

La revolución discreta del derecho ambiental mexicano

[Publicado en normateca ambiental el 15 de mayo, 2013]

La nueva ley sobre responsabilidad ambiental y las reformas que la acompañan constituyen un cambio mayor en el régimen jurídico de la protección ambiental en México. Sin provocar una gran discusión en los medios impresos o audiovisuales, estos cambios llevan consigo una verdadera revolución, sigilosa ciertamente, pero que afecta la tutela del Estado en el cuidado del ambiente. Sus consecuencias son sin embargo difícilmente previsibles y más difícil aún es adelantar en qué medida este cambio provechoso –como lo anuncian sus propósitos- estará acompañado de efectos perversos al día de hoy poco predecibles. Sigue leyendo “La revolución discreta del derecho ambiental mexicano”

El asbesto: una tímida regulación en México

En los últimos años tribunales de diversos países europeos han condenado a empresas a indemnizar millones de euros por su responsabilidad asociada a la fabricación y uso del asbesto. En uno de esos casos, 71 trabajadores demandaron vía penal a la Unión Naval de Levante en Valencialeugo (España), de lo cual en 2009, la empresa aceptó no haber respetado las medidas de seguridad reconociendo además su responsabilidad en las muertes y lesiones de empleados expuestos a ese contaminante en la construcción y reparación de buques. La empresa indemnizó a las víctimas pagando cerca de 11 millones de euros. Sigue leyendo “El asbesto: una tímida regulación en México”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑