Problemas para definir el daño ambiental y establecer su reparación en la Ley federal de responsabilidad ambiental

[Publicado en normativa ambiental el 22 de agosto, 2013]

Como lo adelantamos en la colaboración del 15 de mayo pasado, estaremos comentando algunos aspectos de la ley federal de responsabilidad ambiental. Esta vez nos ocuparemos de algunos de los problemas de la definición del daño y la reparación. El denominado “daño al ambiente” está definido en la ley como la “pérdida, cambio, deterioro, menoscabo, afectación o modificación adversos y mensurables de los hábitat, de los ecosistemas, de los elementos y recursos naturales, de sus condiciones químicas, físicas o biológicas, de las relaciones de interacción que se dan entre éstos, así como de los servicios ambientales que proporcionan”. Sigue leyendo

Se publica Ley de vertimientos en zonas marítimas

Se publicó el día de hoy la Ley Federal de vertimientos en zonas marinas mexicanas. Entre muchos otros aspectos, esta ley regula los permisos para los vertimientos marinos, el control y vigilancia relativo a los mismos y las competencias de la Secretaría de Marina en la aplicación de la propia Ley. Esta ley recupera la noción de “desecho” que había sido desplazada por la de “residuo” del vocabulario jurídico y político de la gestión de los residuos en México y le da una definición: Material o producto que se encuentra en estado sólido o semisólido, o es un líquido o gas contenido en recipientes o depósitos. En esta definición incluye a todas las categorías de residuos regulados en la legislación nacional. Es por otro lado, una ley que responde a compromisos internacionales adquiridos con muchos años de anticipación.

Se modifica definición de Residuos Peligrosos en LGEEPA

El 17 de enero se publicó una reforma al artículo 3º de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, que contiene el glosario de términos de esa ley. Con esa reforma se modificó la definición de “residuos peligrosos” para incluir en ella los envases, recipientes, embalajes así como los suelos contaminados transferidos. Luego de la reforma la definición quedó de la siguiente manera: son aquellos que posean alguna de las características de corrosividad, reactividad, explosividad, toxicidad, inflamabilidad o que contengan agentes infecciosos que le confieran peligrosidad, así como envases, recipientes, embalajes y suelos que hayan sido contaminados cuando se transfieran a otro sitio y por tanto, representan un peligro al equilibrio ecológico o el ambiente.

Sobre las plataformas electorales en el DF en materia ambiental

[Publicado en Residente DF]

Por la manera en que los candidatos informan sus propuestas ambientales, saltan a la vista dos estilos de hacer públicos sus propósitos. Por un lado, el de Miguel Ángel Mancera, que expresa únicamente grandes líneas [promover sustentabilidad con políticas a largo plazo, aprovechar responsablemente el agua, generar energía a partir de los rellenos sanitarios, etc.] y sugiere que se trata de propósitos susceptibles de traducirse en temas concretos, pero que no sabemos bien a bien cuáles son. Podemos suponer la continuidad con respecto al actual gobierno, y en ese caso, debe reconocerse que la agenda de la administración perredista que termina tiene muchos pendientes, pero hizo muchas cosas. Sigue leyendo

Consulta pública

[Publicado en Residente DF]

El otorgamiento de autorización a grandes proyectos urbanísticos, trátese de una vialidad, un conjunto habitacional, un centro comercial o una estación de transferencia para residuos, es un proceso de decisión que puede suscitar cuestionamiento público, desacuerdo e incluso conflicto. Aunque numerosas, algunas causas sobresalen. Los poderes públicos, incluyendo los legisladores, han preferido poner este tipo de procesos al abrigo de la participación pública. Sigue leyendo

Pepena y gestión de residuos

[Publicado en Residente DF]

El cierre del Bordo Poniente en diciembre de 2011 terminó una controversia entre el GDF y el Gobierno Federal sobre el estrés ambiental provocado por la disposición cotidiana de 12 mil toneladas de basura. El litigio también generó, durante semanas, inusuales montones de basura en la calles, así como otros desajustes no resueltos. No obstante, un importante actor social del sistema de gestión configurado en torno al Bordo sigue sin encontrar su lugar en el “nuevo” modelo de gestión de residuos: los pepenadores. Sigue leyendo